Agencia Periodística de Buenos Aires
Usted está aquí: Agepeba Medios ¿Será Martín Insaurralde el candidato de Clarín?
El diario lo quiere en el massismo

¿Será Martín Insaurralde el candidato de Clarín?

Las actividades públicas y privadas, políticas y del espectáculo, realizadas por dirigente de Lomas de Zamora, son seguidas con atención y sin críticas por el matutino, que prepara el terreno para que se una eventualmente al Frente Renovador. El diario lo imagina junto a Sergio Massa, una de las principales apuestas del grupo mediático.

Martín Insaurralde opta por no definirse políticamente (foto: archivo)

Martín Insaurralde opta por no definirse políticamente (foto: archivo)Cerrar
Viernes, 12 de Diciembre de 2014

Por Germán Celesia / Martín Insaurralde anunció su renuncia a la Cámara de Diputados y su regreso a Lomas de Zamora, donde estaba en uso de licencia en el cargo de intendente hasta diciembre de 2015. Clarín viene desarrollando una estrategia que consiste en reproducir sin espíritu crítico sus movimientos en el campo de la política pero también en su vida privada, en especial sus roces con figuras del espectáculo, y a preparar el terreno para su eventual pase a la oposición política. El diario lo imagina con Sergio Massa, una de las principales apuestas del grupo mediático.

Sin ir más lejos, el 8 de noviembre pasado, Clarín leyó su casamiento con la modelo Jésica Cirio desde la perspectiva política. “Insaurralde se casó y hubo muy pocos (dirigentes) políticos”. Según el diario, se trató de “una boda muy anunciada” pero “aún golpeado por la foto que registró su presencia en un partido de futsal en medio de los problemas por las inundaciones, (Daniel) Scioli se resguardó y evitó los flashes fuera de la gestión. Y el tigrense, en tanto, también decidió pegar el faltazo, en lo que pareció ser un guiño a su tropa”. Es decir, para Clarín no habrían ido por estrategias personales y no por el hombre de Lomas. Al día siguiente, el matutino publicó “la intimidad del casamiento de Cirio e Insaurralde”, una producción al estilo de las revistas Caras o Gente.

Además, la vida privada del lomense parece haber incidido en su tarea como parlamentario. "Insaurralde todavía no asumió como diputado, no ha ido a ninguna comisión y ha participado un ratito de tres o cuatro sesiones nada mas", dijo Carlos Kiunkel sobre él. Pero Clarín de inmediato salió en defensa del dirigente. “Insaurralde le respondió a Kunkel: “Cotorrean pero bajan la mirada en los pasillos del Congreso”, tituló un artículo del 26 de noviembre.

El 9 de diciembre, finalmente titula: “Insaurralde vuelve al municipio la semana que viene”, e ilustra el anuncio, firmado por Pablo de León, con una foto junto a su flamante esposa. Al día siguiente dice Clarín: “Insurralde renunció a su banca y arde la interna del massismo”. Luego agrega: “El lomense podría hacer una alianza con Massa. Y ya despierta críticas en los candidatos a gobernador de ese espacio”.

La nota firmada por Santiago Fioriti prácticamente da por hecho el promocionado “pase”, que el diario vienen anunciando desde hace meses y no se priva de cuestionar a quien asumiría la banca dejada por el lomense por su fidelidad al frente político que representa.  “Luis Cigogna, un especialista en temas judiciales al que no se le pasaría por la mente contradecir ni por un momento los deseos de la Casa Rosada, jurará el martes como nuevo integrante del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados”, dice. Y califica de “favor” político a la Presidenta la decisión de Insaurralde.

Según Fioriti, “todo hace pensar que más temprano que tarde terminará como candidato del Frente Renovador de Sergio Massa”, ya que existiría un “renovado romance con el massismo”

El hombre de Clarín defiende implícitamente la decisión de Insaurralde al reproducir sin atenuantes los siguientes dichos: “He presentado los proyectos de ley armas cero, el régimen penal juvenil, entre otros, y ninguno se trató”.

Para Página/12, se trata de la “despedida más anunciada”, aunque obvia mencionar a Clarín. Según Nicolás Lantos, “la salida de Insaurralde del Congreso también anticipa su alejamiento del oficialismo, aunque todavía está por verse si recalará en el Frente Renovador encabezado por Sergio Massa, donde su llegada es resistida por un sector importante de dirigentes”.

“Insaurralde abandonó su banca de diputado y reasumirá la intendencia”, dice por su parte La Nación. Y agrega: “En la Cámara baja tuto un pobre papel”, con lo cual se diferencia de la interpretación de Clarín, que pone entre los motivos que no le votaron los proyectos que presentó.

Laura Serra lo deja bien en claro: “El paso de Martín Insaurralde por la Cámara de Diputados fue tan anodino que no tardará en pasar al olvido (…) renunció ayer a su banca apenas un año después de haber asumido y tras un desempeño tan pobre que, incluso, terminó vituperado por sus pares”.

Según Serra, “Insaurralde nunca se sintió cómodo en su papel de diputado nacional. Tan evidente era su apatía que rara vez ocupó su banca, y cuando lo hacía soportaba unos minutos y luego se retiraba del recinto. De hecho, según un relevamiento de la nacion data, Insaurralde sólo asistió al 35 por ciento de las sesiones. Tampoco fue muy prolífica su labor parlamentaria: en un año presentó apenas seis proyectos de ley. Ninguno fue aprobado”.

Además, “Insaurralde tampoco se destacó por su locuacidad: en sus 12 meses como diputado nacional nunca habló en el recinto. Tampoco tuvo una participación activa en las comisiones de trabajo que integró: Asuntos Municipales; Seguridad Interior; Comunicaciones e Informática; Peticiones, Poderes y Reglamento, y Prevención de Adicciones y Lucha Contra el Narcotráfico”.

Según la periodista de La Nación, “en esta nueva etapa, y recientemente casado con la vedette Jesica Cirio, Insaurralde volverá como intendente de Lomas de Zamora, cargo al que había pedido licencia el año pasado. No lo dijo con todas las letras, pero ni falta hace: a Insaurralde le resulta más atractivo un cargo ejecutivo que uno legislativo, máxime cuando como diputado era uno más de la tropa, sin vuelo propio. Insaurralde no lo soportó; de hecho, durante un tiempo coqueteó con la alternativa de emigrar del kirchnerismo y desembarcar en las tierras del Frente Renovador, de Sergio Massa. La posibilidad sigue latente todavía (y) A la hora de justificar su dimisión, el ahora ex diputado sugirió haberse sentido menospreciado”.

Al final de artículo, el diario agrega en referencia a Daniel Scioli: “Es probable que el ex motonauta quiera entronizarlo como su candidato a sucederlo en la provincia. Con la renuncia a su banca, Insaurralde dio el primer paso en ese objetivo”, con lo cual no da la alianza con Massa como un hecho.

En una infografía, La Nación invita a sus lectores a ver “cómo votó Insaurralde en su breve paso por el Congreso”, donde se ausentó en el “65 % de las sesiones”. Por su fuera poco, el filoso columnista Carlos Pagni no perdona que “Martín Insaurralde y Jesica Cirio convocaron a Freddy Villarreal para que, disfrazado de Papa, parodiara un casamiento en su ruidosa fiesta”.

La Nación da espacio también a una lectura moral que justifica en alguna medida sus objeciones respecto del lomense, en este caso a cargo de Horacio Jaunarena. “Que el único motivo que tenga Insaurralde para subir en las encuestas sea el festejo millonario con Jesica Cirio no es un problema de Insaurralde; es un síntoma que concierne a la sensibilidad colectiva de los argentinos”, dice. Así, en el caso de Insaurralde, las diferencias en el seno del poder mediático entre La Nación y “el gran diario argentino” hoy parecen notorias, de lo que se deduce que por el momento no es el candidato de la prensa hegemónica en su conjunto sino sólo de Clarín.

VCA 2910 lecturas

La creación de un frente popular con capacidad transformadora fue y es asignatura pendiente, pero tiene que ser de Liberación Nacional y Social

Sin eufemismos, programático, integrador de la multiplicidad de culturas políticas antiimperialistas y por la emancipación social. Con capacidad de acción en los planos territorial, organizativo, ideológico y electoral. Con una estructura militante y de conducción que surja democráticamente del conjunto de sus actores colectivos. De otra forma, marcharemos hacia una nueva frustración.

  • Columnas